RSS

lunes, 5 de abril de 2010

Episodio 5x09: Ojo, perjudicial para la conciencia

Debería estar haciendo la maleta, pero este post lleva pujando por salir muchos días y no puede esperar...
Atención: Todo lo aquí narrado es completamente verídico, aunque los nombres propios están cambiados..
Cuando tienes una amiga que es de fuera, de muy fuera, acabas conociendo su mundo a través de sus palabras. Su tierra, su clima, sus gentes y su gente. Años de amistad repartidas en mil momentos íntimos retratan a la perfección a sus seres queridos. Sus padres, su hermano, el marido de su madre, sus amigas de la infancia...


Lapara regresó a su país en mayo. Su padre estaba enfermo y su hermano, Tiziano, se estaba ocupando de todo solo. Había ido a vivir con su padre para que se cuidara, para que tomara la medicación y para que, en definitiva, no se dejara morir. Tiziano veía que la enfermedad de su padre le absorbía y reclamaba en silencio un poco de tiempo para sí. 

Tiziano nació tres años antes que yo. Trabajaba en una empresa en la que todos le reconocían como el mejor. Nadie se dedicaba tanto a su trabajo como él, y poco a poco fue ascendiendo a pesar de que aún le quedaran tres asignaturas para acabar la carrera. Le habían dado un equipo de trabajo propio que él debía coordinar. Y le habían dado también una alegría al corazón cuando conoció a Marisa, que trabajaba en un depatamento aledaño. Todos sabían lo que estaba pasando entre ellos porque la alegría no se esconde, mas que cuando no se tiene. Cuando faltaban 5 días para el cumpleaños de Marisa, le llegaron 5 rosas. Al día siguiente 4. Al siguiente 3. Después 2; después 1. Por fin todo un ramo que no olía más a rosas que al perfume de Tiziano. Todos veían expectantes como se fraguaba su historia de amor.

- Es que...la adoro de tal manera que no sé con qué fuerzas prresentarme en su casa y decirle a su padre que quiero a su hija, yo... que todavía no puedo decir ni que he terminado la carrera... - le contó a su hermana un día.

Pasaban horas en el messenger, mientras Tiziano vigilaba que su padre actuara conforme a su estado y no se descuidara. Le escribía poemas de amor en sms que sacaba de la antología poética que leía antes de acostarse. Se amaban, sin llegar ninguno a terminar de dar el siguiente paso, muy probablemente entretenidos y felices con algo tan bello.

Un día, en su hora de comer, Tiziano se dirigió al centro comercial que estaba cerca de su empresa. Y se dirigió a la segunda planta, a la perfumería.

-Ema, dame algo rico para oler, que con los perfumes haces que cualquier día sea más agradable - le dijo a aquella dependienta de edad para ser su madre, que sonreía al verle. Ema conocía a Tiziano desde hacía años. Siempre venía a comprarle su Farenheit 401 y a pedirle consejo sobre otros perfumes. Él era su debilidad, su niño. Tan guapo, tan alto, tan siempre impecable trajeado de pies a cabeza. Siempre como recién salido de la ducha.- Ema, hoy te voy a pedir que te esfuerces y me recomiendes un perfume para una mujer, pero no una mujer cualquiera, una mujer...especial - Ema sonrió al oir aquello y buscó entre el aparador que tenía tras ella. Le acercó un tarro de Delice de Cartier y le dijo que ella elegiría este. Tiziano no necesitaba oír más, pagó el bote que Ema cuidadosamente envolvió para regalo. Ema salió un momento de su puesto, como solía hacer, y acompañó a Tizinano a la salida, dos plantas más abajo -Cuídate mucho Ema, y deséame suerte.

A los cinco minutos llamaron a Ema, que ya había regresado a su puesto y le pidieron que bajara un segundito. Ema bajó. Al acercarse vio mucha gente y pensó que la habían llamado de refuerzo. Pero al llegar vio el cuerpo de Tiziano tendido en el suelo. Totalmente inerte y pálido. Soltó un grito y sus compañeras tuvieron que cogerla para que no se desplomase en el suelo. Eso es lo que tarda todo en escaparse. Eso es lo que tarda la vida en darte la vuelta, o en irse, simplemente. Tiziano no estaba enfermo, era grande, fuerte, joven y feliz. Su padre no tardó en morir, tan sólo un par de meses después.

LaPara, en el tanatorio, conoció a Marisa, de la que tanto había oído hablar. Le acercó el tarro de perfume, envuelto por Ema, y le dijo: Tiziano lo compraba para ti en el momento en el que se ... No fue capaz de terminar. Marisa no fue capaz de coger el perfume. No podía consentir tener cerca de sí algo que presenció su muerte. Sólo fue capaz de decirle a LaPara un par de frases entre las que ella me ha contado que le dijo:
Tu hermano me dijo que no tenía prisa conmigo, que sabía que toda su vida me amaría y me cuidaría. Pero...¿por qué no me dijo entonces que su vida iba a ser tan corta?

LaPara olió el perfume. Era como su nombre indica: delicioso. Ahora lo usa su madre. Las dos fueron a ver a Ema con el tiempo. Se sentían conectadas a esa mujer que fue la última en hablarle. Ema rompió a llorar. ¿Por qué? se preguntaban todos. La autopsia dijo: Aneurisma. Su familia dijo "demasiado dolor por su padre". Y el resto de los mortales solo lo lamentamos Y aún así, seguro que seguimos sin dar pasos, temiendo, dudando, confomándonos con soñarlos, mintiéndonos al pensar que todavía nos queda toda una vida.

Ahora contesta, ¿qué harías si fuera el último día de tu vida? Contesta. Piensa.


Yo sólo puedo llorar con ella.
.
CONTINUARÁ..
..

15 títulos de crédito:

laramart dijo...

No sé que haría, obviamente no iria a trabajar :) jejeje, sería muy triste ¿no?.

Puf..habría tantas osas por hacer...que no me gustaría saber cual es mi ultimo dia, porque todas querría englobarlas en el mismo y no estar mirando el reloj para dedicarles un tiempo determinado.

Despertarme, mirar al otro lado de la cama y ver a la persona que quiero durmiendo al lado.

Me levantaría, le prepararía el desayuno (esto es por ser el ultimo dia de mi vida, nunca lo hago jej) y me quedaría embobada intentando retener cada segundo.

Luego, supongo que iría a ver a mis padres, les daría las gracias por todo lo que me han dado, me despediría de mi familia en general y le daría un super abrazo a mi primo, diciéndole que siga siendo como es y que esté donde esté siempre voy a cuidar de él (uf...voy a parar que me estoy poniendo sensible).

Y bueno, luego intentaría organizar una quedada con mis mejores amig@s (sí, sería un poco lio pero para eso soy yo la que me muero :) )

A la vuelta, escribiría un ultimo post en el blog (tipico en mi escribir ciega como una cuba)

Y me gustaría dormirme abrazada a la persona con la que me levanté ese día.

Poco mas, Desgra!si que tengo que estar tontona ultimamente, porque se me ha saltao una lagrimilla escribiendo esto ¬¬, definitivamente necesito unas vacaciones.

Un besito!

malala dijo...

jo que post mas bonito.. y que duro, hay muchas historias asi, alguna tengo yo a mi alrededor de poner los pelos de punta y es cuando piensas volviendo a tus post anteriores que algunos hemos nacido con la flor en el culo, y otros gafados pero gafados, porque hay verdaderas desgracias en familias que dices tu, madre mia, como les tocan todas juntas??? bueno ahora la cursi soy yo, pero este post toca la fibra, y hace pensar menos en las tonterias que cada dia nos quejamos(al menos yo que en eso soy experta)
muasss*

_None_ dijo...

Has conseguido hacerme llorar...
Yo el último día de mi vida, reuniría a toda la gente que quiero y lo pasaría con todos ellos... pero no les diría el motivo, sin sentimentalismos...

Wayaiu dijo...

Yo no quiero pensarlo. Prefiero no saberlo. Qué triste historia real. =(

Coquí dijo...

no se ni que comentar, me vienen cosas concretas a la cabeza, y no para dejar aquí escrito por mi parte. Eso si, esto me ha hecho volver a llorar.

Alson dijo...

Carpe diem... cada segundo, y aún así nunca es suficiente...

Egisto dijo...

Bueno, dramón que desgraciadamente pasa. Afortunadamente tendrá en quien buscar consuelo.


Nota cómica de la jornada:

http://maricultas.blogspot.com/

Asexuala dijo...

no la iba a leer porque me parecía más extensa que la Biblia xDD pero al final he caido...
me puede, esta historia me puede :__

Anónimo dijo...

La vida es un ratico....y a veces menos que eso...Carpe Diem.

Wayaiu dijo...

Carpe diem. ^_^

Coquí te mando un besote gigante.
Egisto, estás fatal! otro gigante para tú. ^_^

Desgra, aprovecho tu blog para traficar con besos... ¿tú te crees?

ashpirada dijo...

pues da que pensar...hay una peli de Isabel Coixet, Mi vida sin mi, que va de una tipa a la que le diagnostican que se va a morir en dos meses, y no se lo dice a nadie; hace todo lo que le apetece y se imagina la vida de su marido y sus hijas si ella...muy triste pero muy bonita a la vez, os la recomiendo si no la habéis visto :)
besos*

ManoFria dijo...

Vaya dramon maja!!

Pues direis lo que querais, pero a mi que me pille usando el kit de porsifo

Boopit dijo...

No podemos decidir qué haremos ni cuál será el día de nuestra muerte. Puede que algun médico nos lo advierta, o puede que tengas un accidente y tus últimos actos y palabras sean absurdos. El último día no lo determina, todos los que te han llevado hasta él sí.

Saltinbanqui dijo...

:)

QueFuertePepi! dijo...

Pues fijate tú que he ido a buscarte al otro blog, por aquello de la curiosidad, y me encontrao con tó el pastel... joe que vida, no?

Qué tal todo mocita??

Un beso grande.

 
Copyright Mi vida sigue siendo un serial 2009. Powered by Blogger.Wordpress Theme by Ezwpthemes .
Converted To Blogger Template by Anshul Dudeja.