RSS

miércoles, 16 de mayo de 2012

La columna de Ox: HistoriaLes IV



 Nada estaba saliendo como yo quería, y no estaba acostumbrada a que las cosas se me fueran de las manos. Así que hice lo que cualquier persona en sus cabales haría: elaborar un plan.

No podía arriesgarme a llamar a Sofía por teléfono. Corría el riesgo de que no me lo cogiera, o peor, de que me lo cogiera y se pusiera a gritar. Pasaría lo mismo con un email o con un mensaje. La única opción que me quedaba era la de verla en persona. Tenía que ser en un entorno casual, un lugar común, para que no resultara tenso y pudiéramos hablar sin montar ningún número. Después de un rato tenía claro lo que había que hacer: organizar una bollo-quedada.

No quedaría forzado porque las organizábamos de vez en cuando, y si llamaba a las personas adecuadas, sabía alguien que la traería consigo. Así que llamé a amigas de amigas de amigas, hasta que alguien la mencionó. Bien, algo que por fin funcionaba.

Cuando llegué a la plaza de Chueca la noche de autos me asusté un poco. Éramos más de cuarenta tías. Oí la voz de Claudia en mi cabeza “¿Pero tú estás mal? Mira la que has organizado para ver a UNA persona”, pero la eché rápidamente. Tenía claro mi objetivo de la noche: hablar con Sofía y recordarle lo encantadora que soy.

Me puse a saludar a la gente de manera muy efusiva por si ella me estaba observando, pero según pasaban los minutos me invadía una sensación de pánico pensando que quizá al final no había venido. De repente, un sonido familiar me hizo soltar una exclamación y me quedé sin respiración por un segundo. La risa de Sofía. La oí nítida por encima de todo el griterío y me dieron ganas de apartar a todo el mundo como Moisés hizo con el Mar Rojo para encontrarla. Su risa era mi maná, el anticipo de una tierra prometida: los brazos de Sofía.

Por fin la vi. Estaba impresionante. Pantalones negros tan ajustados como una segunda piel, botas de tacón, una simple camisa blanca un poco desabrochada que dejaba ver un tráiler de su sujetador. Llevaba el pelo suelto y recordé las cosquillas que me hacía con él cuando me abrazaba de improviso. Me acerqué a ella mientras me temblaban las manos, saludando a todo el mundo que me encontraba. No me vio hasta que casi podía alzar mi brazo y tocarla.

- Sofía – dije con una sonrisa.

Le cambió la cara. Se tensó, pero hizo un esfuerzo por sonreír educadamente. Le di dos besos. Su cercanía casi hizo que me mareara. Olía a limón y a ropa limpia.

- Qué bien verte por aquí, no sabía que ibas a venir – dije alegremente.
- Yo tampoco sabía que venías tú – me respondió cortante.
- Esto es un poco raro… - dije con una sonrisa tímida metiéndome las manos en los bolsillos. Eso solía funcionar.
- Es bastante raro, sí –Sofía no me daba tregua.
- Mira, te propongo un trato. Como nos vamos a ver durante toda la noche, para evitar este tipo de situaciones violentas, ¿por qué no hacemos como que no nos conocemos? Quiero decir, como si nos acabáramos de conocer ahora mismo. 

Sofía ahogó una carcajada. La cosa estaba saliendo mejor de lo que pensaba.

- ¿Qué te parece? – pregunté.
- Pues mira, Alba, me parece una gilipollez – dijo Sofía mientras se me helaba la sangre en las venas -. No voy a pasar un mal rato esta noche fingiendo que no me pasa nada sólo para que tú no tengas remordimientos por dejarme sin darme ninguna explicación. Lo siento pero no. Eso es lo que me parece.
- Perdona, no era eso… - me había destruido por completo -. Sólo quería hacer las cosas un poco más fáciles para las dos. Va a ser una noche muy rara entonces…
- No te preocupes, yo no me voy a quedar. Sólo he pasado a saludar, tengo otros planes. Nos vemos.

Me dio dos besos fríos sin mirarme y se fue, el ruido de sus tacones resonando en mis oídos, percutiendo directamente a mi corazón. 

No podía haber salido peor. Había estropeado una oportunidad perfecta. ¿Cómo iba a arreglar un desastre semejante? No sólo no le había recordado que soy encantadora, sino que además le había hecho confirmar el hecho de que soy una completa cabrona. Me sentí imbécil y furiosa. Y tenía otros planes. Otros planes nocturnos. Me recorrió una oleada de sudor frío cuando me la imaginé con otra.

Pero de repente me acordé de lo que dijo Claudia. Si pasaba de mí, es porque no estaba interesada, lo que quiere decir que si se enfadaba… ¡aún podía tener una oportunidad! Y me había dado dos besos al irse. Podía haberse ido sin haberme tocado siquiera, pero lo hizo. Me agarró el brazo y me dio dos besos. Era poco con lo que trabajar, pero estaba dispuesta a agarrarme a cualquier clavo ardiendo que me encontrara.
Justo entonces, mi teléfono sonó. Era Paula, la chica de la otra noche, no había vuelto a hablar con ella desde aquella mañana.


Hola guapísima =P
Hola Paula
Tengo que hablar contigo…
Me pillas en mal momento
=( Es que me siento muy mal… y necesito hablar con alguien
Qué te pasa?
No te dije toda la verdad el otro día…
Eres una asesina en serie? xD
No… pero mi novio a lo mejor se convierte en uno si se entera de que le he puesto los cuernos… y con una tía además
QUÉ??
Siento no haberte dicho que tenía novio! Pero es que me gustaste mucho, eres tan guapa... (babas)
Y qué pretendes que haga yo con el tema de tu novio?
Quiero hablar contigo en persona! Aclararme un poco las ideas… Podríamos quedar la semana que viene?
UN café. Uno
Guay! Tengo otra cosa que decirte…
Qué miedo
Te mentí en otra cosilla sin importancia…
En cuál?
No te dije la verdad sobre mi edad…
Cuántos-años-tienes?
16


Mierda.

To be continued…

7 títulos de crédito:

M dijo...

Ups!! A ver que más le puede pasar.....

CabelloRizoSensual dijo...

Aaaaaaah!!! xDD no lo puedo creer!

Hormiga dijo...

cabronaaa siempre me dejas con ganas de más.

Butterflied dijo...

No veas cómo vienen las niñas de ahora... Y lo malo es que esto sí que no es ficción. xD

We need more.

candela dijo...

¡Yo también quiero leer más!

Besos

Anónimo dijo...

more more more


que malo es el guasa ese


coqui

básica dijo...

40 tias...que poderio,no?

 
Copyright Mi vida sigue siendo un serial 2009. Powered by Blogger.Wordpress Theme by Ezwpthemes .
Converted To Blogger Template by Anshul Dudeja.